Day 4: Bloomington – Lebanon (phone diary)

7:30 am. Nos levantamos y cogimos fuerzas con el desayuno del motel, donde lo único sano era el zumo de naranja. 

  

Hoy nos esperaba uno de los días con más kilómetros para hacer, así que rápidamente nos dirigimos a nuestra primera parada, Funks Groove, parada esencial de la ruta que se encuentra en el mismo Bloomington, a las afueras, y hacen su famoso sirope que si quieres puedes comprar. Un lugar idílico y tranquilo. 

   

  

Salimos de aquí con algunos recuerdos en mano y nos dirigimos a seguir persiguiendo gigantes, esta vez a por el Buyon Giant en Atlanta. Nuestro amigo llamado Tall Paul originalmente aguantaba un silenciador en sus manos, pero luego fue comprado por el propietario de un restaurante y cambió el silenciador por este enorme hot dog. Adoro a los gigantes de la ruta, me quedo alucinada con ellos y tienen una cara de simpáticos que te dan ganas de abrazarlos. 

   

  

  

Tanto Atlanta como los pueblecitos y ciudades que hemos visto en este día estan ultra cuidados y son de lo más bonitos, asi que merecen un paseo si tenéis tiempo. 

De Atlanta nos dirigimos a la capital del estado de Illinois, Springfield, la ciudad de Lincoln, y básicamente eso fuimos a visitar, dejamos el coche, pusimos unas cuantas monedas en el parquímetro y paseamos la ciudad del presidente Lincoln. Aparte de las paradas obligatorias relacionadas con él, encontramos una tienda con más de 30 mil vinilos, nos hicimos fotos con dos gigantes más y comimos en el famosísimo e imprescindible Cozy Dog. 

 

  

  

  

  

  

  

  

  

  

  

  

  

 

  

Con la tripa llena y con varios kilómetros por delante, nos fuimos a nuestra siguiente parada, el Chain of Rocks, cerquita de St Louis, que nos costó un poquito de llegar porque al tener dos sitios por donde poder entrar, no sabíamos cual era el lado “turístico” del puente, pero finalmente lo encontramos y pudimos caminar un trocito de este mítico lugar con el Mississipi debajo de nuestros pies. 

 

 

  

  

  

Salimos de ahí pitando ya que en el “parking” del Chain of Rocks ya avisa de que vigilemos nuestro vehículo por robatorios, etc. y al momento entiendes el porque, de camino hacia St Louis pasas por una barriada que da miedito!!

Una vez pasado este lugar nos adentramos en el estado de Missouri y dejamos atrás Illinois. St Louis nos ha parecido bastante feo y lo único que hemos visitado ha sido el Gateway Arch, que te deja literalmente con la boca abierta y con un dolor de cervicales si no vigilas que no veas. Es ENORME, y os aseguro que las fotos no reflejan lo enorme que es. 

   

  

Nuestro miedo a las alturas y la falta de tiempo (teníamos reserva en un motel)  hizo que no nos subiéramos a esta monstruosidad en forma de arco, pero si queréis tenéis la posibilidad de hacerlo. 

Con 2 horas y media por delante de coche nos dirijimos al Munger Moss Motel (desde donde estoy escribiendo ahora!!). Llegamos cansadísimos a este motel tan mítico de la ruta, es como los de las pelis, con unas camas enormes y como no, con mil cositas de la ruta 66 en la habitación.  La propietaria salió con su bata de estar por casa, nos dió las llaves y aparcamos delante de nuestra habitación. Tocaba descansar mucho después de un día de tantos kilómetros, por suerte, hoy nos toca una jornada más tranquila. 

Saludos de los ases de la carretera madre.

   

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s