Day 12: Holbrook – (Monument Valley) – Flagstaff (phone diary)

Hoy teníamos reservado el día solamente para una cosa: Monument Valley. Nos teníamos que desviar 3 horas y media hacia el norte y luego volver a bajar, así que con el tute de coche que nos íbamos a pegar, no daba tiempo de ver más.

Nos despertamos en nuestro tee pee indio en el Wigwam Motel y nos despedimos del bonito pueblo de Holbrook. 

    

 

  

  

  

Una hora antes de llegar, el paisaje ya nos dejaba ver un poco que es lo que nos esperaba dentro del parque.

En Monument Valley entrar cuesta 20$, puedes visitar el parque por ti mismo con el coche (no pueden entrar ni motos ni autocaravanas), o sino allí te ofrecen tours en jeep o a caballo. Cogiendo tour, puedes visitar un pequeño trozo que no te dejan ir si vas por ti mismo, pero nosotros no queríamos pagar los disparatados precios que tienen los Navajos. Si váis, llevaros un bocata porque un simple sandwich metido en plástico cuesta 5$ y la tienda de souvenirs ya ni te cuento. Así que cogimos nuestro coche y nos lanzamos a la aventura con el pequeño mapa que te dan en la entrada. Por suerte todo esta muy bien indicado. 

Ahora me callo y alucinad con las fotos (y aún así no se aprecia lo que es estar ahí).

   

   

 

   

  

  

   

  

  

  

  

  

  

  

  

  

   

  

Aún y el viento que nos ha hecho y dos gotitas que han caído, hemos podido ver el parque muy bien, y alucinados y con las botas sucias, nos hemos ido a buscar alojamiento en Flagstaff. 

   

Aquí no había ningún motel mítico de la ruta, así que hemos optado por una de las muchas cadenas de moteles que hay en America, el Americas Best Value Inn & Suites.

Al llegar a Flagstaff el termómetro del coche ha empezado a parpadear avisando que la temperatuta exterior era muy baja y nos hemos fijado que estaban cayendo copos de nieve!!!! Hemos buscado rápido el motel porque estábamos a un grado y medio!!

Cuando ha parecido que aflojaba, hemos ido al Fratelli Pizza a por una deep dish pizza, que son típicas de Chicago y Axel las echaba de menos desde que la probamos la primera noche de nuestro viaje en casa de nuestra amiga Noelia (t’estimem!!).

    

  

  

 

Ha sido imposible terminarse la pizza! Era enorme (como todo aquí).

Y con el cansancio y el frío a cuestas y rezando para que mañana la nieve nos deje continuar nuestro viaje, nos vamos a dormir.

Saludos de los ases de la carretera madre. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s